Jennifer Romero: “El sector forestal es mucho más que producir madera a gran escala”

JR

La Ley de Presupuesto 2019 habla de “un presupuesto responsable para Chile”, y define las “prioridades para los chilenos”. Si bien reconocemos que hay necesidades inmediatas que cubrir, los chilenos y chilenas también debemos observar que hay ciertos temas que son fundamentales para nuestra subsistencia. Sin recursos naturales, no hay vida.

Se identifica a la seguridad como un tema prioritario, y se entiende como un problema relativo a las policías y a la delincuencia. Pero hay también otras “seguridades”, como la alimentaria, por ejemplo. ¿Quién nos asegura la disponibilidad de agua para consumo animal y humano? ¿Quién nos asegura aire limpio? ¿Cómo nos aseguramos que podamos mitigar los efectos del cambio climático?

El presupuesto para el 2019 contempla una reducción de 13% respecto del ya muy bajo presupuesto en 2018 de los dineros otorgados a CONAF para la administración de áreas protegidas (Parques Nacionales, Reservas Nacionales, Monumentos Naturales y Santuarios de la Naturaleza). No es novedad que la CONAF tenga que “sobrevivir” la gestión de áreas silvestres protegidas pues el presupuesto que se le asigna para esta labor ha sido siempre muy reducido. Ya conocemos de la invaluable y comprometida labor de los Guardaparques en situaciones generalmente precarias de trabajo, y de la insuficiente y deteriorada infraestructura asociada a estas áreas. Sólo como ejemplo, contamos con alrededor de 1/3 del número de Guardaparques necesarios para velar por más de 15 millones de hectáreas de territorio protegido. Esto no es, entonces, ineficiencia en la gestión de los recursos, si no falta de ellos.

Todo esto ocurre en un contexto político enrarecido para el sector forestal. En el Congreso Nacional se está discutiendo la creación de un nuevo servicio forestal, en reemplazo de la actual CONAF, que es hasta ahora una Corporación de derecho privado y no un servicio público propiamente tal. El sector ve como necesario este paso, y reconoce en CONAF un abnegado y adecuado trabajo en la protección de las áreas silvestres, que debiera ser también tarea de este nuevo servicio, pero con un presupuesto acorde. Este significativo recorte del ya habitualmente escuálido presupuesto para la administración de estas áreas es llamativo. Hay voces que hablan de quitar la custodia de las Áreas Silvestres Protegidas al servicio que suceda a CONAF, y traspasar su administración al Ministerio de Medio Ambiente. En este contexto, cabe preguntarse: ¿un nuevo ministerio, cuestionado por sus decisiones políticas sobre criterios técnicos, está en condiciones de asumir esta responsabilidad?, ¿Este ministerio contará con un presupuesto adecuado para instalar capacidades para la gestión de las áreas protegidas? ¿Por qué separar bosques protegidos de bosques nativos manejados en dos ministerios separados, como si fueran elementos inconexos?

Quizás hemos fallado en transmitir a la sociedad que el sector forestal es mucho más que producir madera a gran escala: es el cuidado de nuestros bosques nativos, es dar a conocer su rol fundamental en la provisión de agua, aire puro, suelos saludables, biodiversidad, captura de carbono, paisaje, cultura y tradiciones, medicinas, frutos, flores y un largo etcétera. Nuestros bosques son prioritarios, son un tema urgente y de seguridad nacional.  

 


DIR. EJECUTIVA DE LA AIFBN PARTICIPA EN ENCUENTRO CON PRESIDENTA DE LA COMISIÓN DE MEDIO AMBIENTE DE LA CÁMARA BAJA

Tags : 

IMG_0197

Como una forma de acercar los problemas que actualmente afectan a los habitantes de la Región de Los Ríos, integrantes de Revolución Democrática organizaron un encuentro para compartir y conversar con la diputada Catalina Pérez, Presidenta de la Comisión de Medio Ambiente de la cámara baja.

Durante el encuentro, la Directora Ejecutiva de la AIFBN compartió con los dirigentes sociales la trayectoria de la Agrupación en cuanto al trabajo en terreno y sus propuestas y participación en políticas públicas, además del proceso para sacar la Ley de Bosque Nativo en 2008.

En la oportunidad, Jennifer Romero tomó la palabra para acercar a los presentes al trabajo que ha tenido la AIFBN en los distintos territorios de esta y otras regiones, y su relevancia frente los actuales fenómenos producidos por el cambio climático, además de otras materias, como la necesidad de contar con un Servicio Nacional Forestal público.

Tras la reunión, la Directora Ejecutiva de la Agrupación tuvo una reunión privada con la diputada y su jefa de gabinete, quien se mostró interesada en establecer sinergia con la AIFBN, además de extender una invitación a exponer a la comisión de Medio Ambiente, instancia que preside.

El encuentro con las comunidades generó un espacio para establecer nuevos contactos fortalecer lazos de trabajo e intercambio de información.


AIFBN SOSTIENE REUNIONES CON DIPUTADOS EN EL MARCO DE LA DISCUSIÓN DEL SERVICIO NACIONAL FORESTAL

Tags : 

Luis Astorga, Director Honorario y María José Ruiz-Esquide, Presidenta de la AIFBN, sostuvieron una serie de encuentros en el ex Congreso Nacional, para abordar la importancia de tener un Servicio Nacional Forestal público.

WhatsApp Image 2018-11-05 at 11.58.24 (1)

Con la finalidad de acercar las líneas de trabajo que actualmente está desarrollando la AIFBN, es que este lunes 5 de noviembre a las 11 de la mañana, el Director Honorario de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, Luis Astorga, se reunió con Amaro Labra, diputado del Partido Comunista e integrante de la Comisión Permanente de Medio Ambiente.

En la instancia, Astorga aprovechó para informar al diputado sobre el aporte de la AIFBN en la creación de la “Ley de Bosque Nativo” (Ley 20.284 sobre Recuperación del Bosque Nativo y Fomento Forestal), además de la historia de la organización, sus proyectos y propuestas para la conservación de los bosques nativos durante los últimos 25 años.

A su vez, profundizaron en la necesidad de acelerar  la discusión para crear el Servicio Nacional Forestal y el Servicio de Biodiversidad y Áreas Silvestres Protegidas. Además, en la instancia se conversó sobre las modificaciones al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Ante esto, se extendió una invitación para que la AIFBN asista a exponer en una de las sesiones de la comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales de la Cámara de Diputados.

En la oportunidad, el Director Honorario le informó al diputado sobre el desarrollo de propuestas para un “Nuevo Modelo Forestal”,  trabajo que está en proceso y se espera finalizar en 2019.

Ese mismo día en la tarde, María José Ruiz-Esquide se reunió con Xavier Palominos, asesor de la diputada Alejandra Sepúlveda, presidenta de la Comisión de Agricultura de la Cámara, con quien abordó los mismos temas.

La presidenta de la AIFBN aprovechó la oportunidad para explicar la urgencia que existe de tener un Servicio Nacional Forestal público, con el que se espera “subir el nivel de este organismo y así diseñar políticas públicas para el desarrollo forestal y que no esté solamente supeditada a la demanda del mercado”. Además, hizo hincapié en la importancia de orientar y planificar el territorio con el fin de evitar tragedias como las ya vividas en 2017 tras los mega incendios que afectaron localidades habitadas por personas y que colindaban con plantaciones de monocultivo.

El próximo 19 de noviembre la AIFBN expondrá en la comisión de Agricultura del Senado.


Jennifer Romero: “Los bosques tienen una importante dimensión social y económica”

Tags : 

La directora ejecutiva de la Asociación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) respondió nuestras consultas y se refirió a la actualidad de la CONAF.

Fuente original: “Naturaleza, Ciencia y sociedad”

La Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) es una de las voces autorizadas para hablar del rubro forestal y de los bosques en Chile. La organización no gubernamental (ONG) sin fines de lucro creada en 1993, reúne a más de 300 socios. Entre ellos destacan distintos profesionales, iniciando con los ingenieros forestales, pero incluyendo a biológos,  agrónomos, economistas, abogados y otras personas interesadas en la conservación y el manejo sustentable de los bosques nativos de Chile.

Jennifer Romero, directora ejecutiva de la Asociación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, planteó la perspectiva de la organización sobre varios temas en una interesante entrevista con Naturaleza, Ciencia y Sociedad.

En primera instancia, Jennifer se refirió a la Corporación Nacional Forestal (CONAF) y la creación del Servicio Nacional Forestal, en respuesta a los numerosos incendios  que azotaron a miles de hectáreas de bosques en el territorio chileno durante el pasado período estival:

“En la actualidad, cuando ya contamos con una Ley de Bosque Nativo, esperamos que se materialice una modificación profunda de ella de modo que sea realmente efectiva en promover la recuperación de nuestros bosques. Creemos que es urgente la creación de este servicio, que sea de carácter público (pues la actual CONAF no lo es) y que tenga una estructura y recursos necesarios acorde a los desafíos actuales, por ejemplo, para enfrentar los incendios forestales no sólo desde la reacción si no desde la prevención, que va mucho más allá de la educación. Esperamos que este nuevo servicio recoja y valore toda la experiencia de CONAF, y pueda gestionar, con suficientes recursos, las áreas protegidas del Estado”, apuntó.

La escasez de información sobre los bosques y la labor de los ingenieros forestales en relación a ésto,  fueron otros temas que tratamos con la directora ejecutiva de la AIFBN:

“Aún hay un profundo desconocimiento sobre el estado de nuestros bosques, y de que la forma de conservarlos es mediante su utilización responsable y bajo consideraciones técnicas. Los ingenieros forestales estudiamos para eso; queremos romper el paradigma de que nuestra profesión se dedica a plantar y cortar pinos y eucaliptos”, señaló.

Según Jennifer, debería ampliarse la mirada sobre los bosques nativos:

“Los bosques son complejos, y tienen una importante dimensión social y económica; son parte del paisaje y deben convivir en armonía con otros usos del suelo como parte de un todo. Muchas familias viven en y de los bosques, y toda la sociedad los necesita para asegurar su subsistencia. Los bosques nativos proveen importantes servicios ecosistémicos fundamentales para la vida: descarga permanente de agua limpia, captura de carbono desde la atmósfera, conservación de suelos y fauna y regulación climática. Son el sustento de muchas familias campesinas, generan gran cantidad de empleos y proveen otros bienes además de madera: frutos, hongos, medicinas, hierbas, etc”, subrayó.

Por último abordamos la importancia de educar a los/as niños/as y jóvenes sobre medioambiente, enfatizando en la protección del bosque nativo. Jennifer concluyó en que lo más importante es:

“Entregar mensajes claros y en forma aplicada, acercándolos a las situaciones cotidianas. Si estamos en temporada de incendios, hacer entender la importancia de ellos en la regulación climática y cómo contribuyen a que los incendios sean de menor magnitud; si hay falta de agua, dar a conocer la capacidad de los bosques de captar, almacenar, filtrar y liberar paulatinamente el agua a los cauces; si queremos evitar el plástico y utilizar materiales reciclables o biodegradables como el papel, explicar de dónde viene ese papel, cómo se produce y qué consideraciones deberían tenerse para que dicha industria no genere los impactos negativos que vemos en la actualidad, etc”, finalizó.


SERGIO DONOSO REPRESENTARÁ A LA AIFBN EN EL CONSEJO DE POLÍTICA FORESTAL

Tags : 

Sergio Donoso

El 21 de junio de este 2018, la Secretaría de Política Forestal, con sede en Santiago, efectuó la primera de nueve reuniones con diferentes instituciones y organizaciones para definir a los consejeros titulares y suplentes del nuevo Consejo de Política Forestal. 

El listado de nombres fue enviado al Ministro de Agricultura, quien revisó la nómina y ratificó los nombres propuestos. 

Sergio Donoso, Vicepresidente de la AIFBN, por medio de una carta, fue confirmado para ser parte de este grupo de consejeros que aportará con ideas y propuestas que deriven  en la implementación de la Política Forestal 2015-2035.

La Iniciativa

Con el propósito de diseñar la política forestal de Chile, para aplicar durante los próximos 20 años (período 2015-2035), es que el Ministerio de Agricultura, por mandato de la ex Presidenta Michelle Bachelet, creó en 2015 el Consejo de Política Forestal. Instancia que fue presidida por el ex director ejecutivo de CONAF, Aarón Cavieres, e integrado por 16 miembros titulares.

Este consejo de carácter consultivo, integrado por el sector colegiado (público-privado-académico), sector público, empresarial, trabajadores de ONG, académicos de pueblos originarios, del mundo rural, ámbito científico y de las organizaciones de pequeños y medianos forestales,  tiene como objetivo analizar y definir los temas del presente y del futuro del sector  bajo un enfoque de sustentabilidad, el cual debe promover un progreso armónico entre lo ambiental, económico, social, laboral, tecnológico y político.


LUIS ASTORGA SE REÚNE CON SENADOR HUENCHUMILLA

Tags : 

En la cita, el Director Honorario hizo entrega del libro “Hacia un Nuevo Modelo Forestal” publicado en 2010. Además, en la instancia, se adjuntó un borrador con parte del contenido que actualmente la AIFBN está trabajando para el desarrollo de propuestas del Nuevo Modelo.

IMG_3218 (2)

Luis Astorga tras reunión con Senador F. Huenchumilla.

El lunes 01 de octubre en la oficina del Senador Francisco Huenchumilla en Santiago, se llevó a cabo una reunión entre el parlamentario y el Director Honorario de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, Luis Astorga.

El encuentro tuvo como principal eje de conversación el conflicto entre las empresas forestales y el pueblo Mapuche en la Araucanía. Además, compartieron algunas reflexiones del libro “Plurinacionalidad, el Nuevo Pacto”, cuyo autor es el Senador Huenchumilla. En él hace una propuesta muy concreta sobre un proceso que permitiría sentar bases sólidas para la paz y estabilidad.

En este contexto, la AIFBN concuerda con las medidas propuestas por el Senador en el libro mencionado, que no sólo se refieren a empresas forestales y las plantaciones, sino a la recuperación del bosque nativo, el agua y manejo de los territorios.

Además, Luis Astorga informó al Senador de los esfuerzos que hizo la AIFBN, a través de FSC, en la primera década del 2000.  Este hecho que fue plasmado en un informe al organismo y preparado por consultores independientes sobre los problemas y soluciones para empresas forestales en territorios en conflicto, por parte del sistema de certificación. Ya que había irregularidades en el proceso de fiscalización y en otras materias,  la AIFBN decidió renunciar a su membresía por medio de cartas para FSC-Chile y FSC Internacional.

El Senador mencionó que conocía en detalle el plan del actual gobierno para la Araucanía, donde   está mostrando “un genuino interés por resolver los problemas”, aunque – según su opinión – aún faltaban elementos importantes, como por ejemplo, una definición más clara sobre  “autonomía”. En todo caso, recomendó a la AIFBN reunirse con los asesores del Ministro Moreno y discutir el tema.


DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE: “HAY QUE HACER POLÍTICAS PÚBLICAS INTEGRADORAS”

WhatsApp Image 2018-10-02 at 17.38.11En el marco del Día Nacional del Medio Ambiente Jennifer Romero, Directora Ejecutiva de la AIFBN, fue entrevistada por el programa el Semáforo de Radio Universidad de Chile, para hablar sobre la actual situación de los Parques Nacionales y el Sector Forestal de Chile.

Revisa la entrevista completa aquí:

Audio gentileza Radio Universidad de Chile


DÍA MUNDIAL CONTRA EL MONOCULTIVO DE ÁRBOLES

Tags : 

20180914_112230(1)

Alberto Peña, Ingeniero Forestal y socio AIFBN

En junio de 2016 fallecía Alvin Toffler, escritor estadounidense, doctor en sociología, autor de tres obras señeras: El Shock del Futuro; La Tercera Ola y; El Cambio en el Poder (un estudio sobre las nuevas formas de dominio que controlaban la riqueza). Era un preclaro futurista que fue capaz de predecir muchos de los actuales escenarios.

Es Alvin Toffler el que acuña, en 1980, el concepto de indusrealidad para referirse a los procesos de uniformización, especialización, sincronización, concentración, maximización y centralización que caracterizarían a los sistemas industriales surgidos de la revolución industrial. Vemos la indusrealidad de Toffler con claridad cuando analizamos las plantaciones forestales instaladas en Chile y en otros países del mundo. No es sólo una plantación monotípica, semejante a un cultivo agrícola. Las plantaciones se fueron adueñando del paisaje y se les presentó como un noble cultivo que permitía mitigar los fuertes procesos erosivos que habían desatado los monocultivos de trigo; también se les mostraba como un aporte al desarrollo de los territorios y su gente. Sin embargo ambos monocultivos se concebían bajo el mismo concepto de indusrealidad uniformadora, concentrada, centralizada, sincronizada y que pretendían maximizar la renta del suelo incluso a precio de su degradación. Esta indusrealidad es monótona, repetitiva hasta el cansancio, unidimensional, que sólo busca maximizar las utilidades de sus dueños también concentrados. Sin hacerse cargo de sus múltiples impactos tanto sociales como ambientales y ecológicos. Y aunque Toffler advertía tempranamente los riesgos inherentes a la uniformidad de los procesos y a su concentración, no alcanzó a percibir los megafenómenos que la revolución industrial desataría a cien años de distancia y que hoy los habitantes del siglo XXI percibimos cada vez con mayor fuerza y evidencia: la Desertificación y el Cambio Climático.  

Hoy en día cada 21 de Septiembre, junto con conmemorar el Día Internacional de Lucha contra los Monocultivos de Árboles, las organizaciones, redes y movimientos celebran la resistencia y alzan sus voces para exigir que se detenga la expansión de las plantaciones industriales de árboles. Y su rebelión no es un capricho que surge de la ignorancia (como algunos señalan). Dichas plantaciones amenazan la soberanía de comunidades y pueblos. Amenazan su seguridad. Hoy vemos que estos enclaves industriales de los cuales las plantaciones son meros insumos, se transforman paulatinamente en enclaves monopólicos que contribuyen a incrementar la vulnerabilidad de las personas y comunidades. Hay que destacar que esta declaración no es contra especies en particular, sino contra la forma de establecimiento y administración de monocultivos masivos, que por su magnitud y continuidad afectan la biodiversidad, la variedad de paisajes, los balances hídricos y además, por la forma de cosecha (tala rasa), eliminan los escasos atributos positivos que pudieron tener, como la retención de suelos mientras se mantuvo en pie la plantación.

El Día Internacional de Lucha contra los Monocultivos de Árboles fue declarado en 2004, durante un encuentro de una red comunitaria que lucha contra las plantaciones industriales de árboles en Brasil; se eligió el 21 de septiembre porque en esa fecha Brasil celebra el Día del Árbol.

monocultivo

https://wrm.org.uy/es/listado-por-temas/resistencia-local-y-global/dia-internacional-de-lucha-contra-los-monocultivos-de-arboles/


UN NUEVO MODELO FORESTAL, DE BOSQUES Y PLANTACIONES QUE CONTRIBUYA A LA SEGURIDAD NACIONAL

Tags : 

Archivo AIFBN

Luis Astorga, Director Honorario AIFBN. Septiembre 2018

La gran publicidad que se ha dado al proyecto MAPA -ampliación de la planta de celulosa de Arauco- confirma los planteamientos de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) de avanzar en la propuesta de un nuevo Modelo Forestal para Chile, sobre la cual se ha estado trabajando desde fines del siglo pasado.

A comienzos del nuevo milenio, el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) elaboró el Índice de Desarrollo Humano -ingreso, educación y salud- para todas las comunas de Chile. En aquella época nuestra lucha como Agrupación se orientaba principalmente a evitar que los bosques nativos se transformaran en plantaciones de pinos y eucaliptos. Pero el Índice mencionado, mostró que las comunas con extensas plantaciones en las regiones de Maule, Bío-Bío y Araucanía, tenían los valores más bajos del país. Situación que se corrobora con la encuesta CASEN de 2015, donde se  confirmó que en esas regiones se habían mantenido los ingresos más bajos de Chile, a pesar de la inmensa riqueza que se había creado con las plantaciones forestales. Coincidentemente con esa situación de pobreza, en la década de los años 90 las comunidades campesinas e indígenas manifestaban un fuerte rechazo a las plantaciones forestales. Se reclamaba en contra de sus impactos negativos en la provisión de agua, biodiversidad, efecto en el paisaje de las grandes talas rasas, uso de agroquímicos, peligro de incendios forestales, cierre de escuelas y emigración obligada a los pueblos.

Mientras tanto, el bosque nativo continuaba su proceso destructivo y de paulatina degradación – a menor escala es efectivo – pero desapareciendo poco a poco. Los Parques Nacionales y Reservas del Estado (SNASPE) se libraban de ello gracias a la excelente labor de CONAF.

El modelo forestal basado en las plantaciones – iniciado en 1974 en la dictadura y  logrado grandes éxitos macroeconómicos en producción de celulosa y exportaciones – no había sido capaz de tener impacto positivo en la calidad de vida de las comunidades locales. Todo lo contrario. Se modificó la estructura rural de las regiones mencionadas, obligando a muchos pequeños agricultores a emigrar a los pueblos. La gran riqueza de las plantaciones tuvo escaso impacto en la mejoría de ingresos de las comunidades locales. Solo enriqueció a las grandes empresas.

Este análisis  nos abrió el espacio para plantear la necesidad de un nuevo modelo forestal,  cuyos ejes esenciales publicamos en un libro en 2010 (adjunto). La propuesta tuvo escasa acogida aquellos años, porque se suponía que la Certificación FSC podía resolver los impactos ambientales y sociales negativos de las plantaciones. A su vez, los medios de comunicación y las grandes empresas se encargaron de insistir en el éxito del modelo forestal.

Sin embargo, la agudización del problema de escasez de agua, que obligó a las municipalidades de las zonas de plantaciones a gastar miles de millones de pesos en la distribución de agua a la población rural, el recrudecimiento del conflicto generado por la instalación de grandes empresas forestales en la Araucanía y  últimamente, los inmensos y devastadores incendios forestales del verano pasado, nos demostraron la vigencia y necesidad de un Nuevo Modelo Forestal. Estos problemas trascienden lo económico, ambiental o técnico transformándose en un problema de Seguridad Nacional por la urgencia de resolver amenazas a la población por falta de agua, de seguridad alimentaria, de atropello a la cultura indígena, y su lucha por la tierra, y de proteger las comunidades rurales de los incendios forestales.

Ante este escenario, la AIFBN ha reunido a un grupo de 26 profesionales de diversas especialidades, quienes a partir de noviembre del año 2017 estamos trabajando en 14 temas para dar forma a la propuesta del Nuevo Modelo Forestal. Los aspectos esenciales de ella no desconocen los avances en los documentos de política forestal y plantaciones del Consejo de Política Forestal porque hemos participado en ellos. Pero es un paso adelante y se fundamenta en el hecho que el mercado, cuyo rol no se desconoce,  no ha tenido ni tiene la capacidad de generar ajustes en un sector como el forestal en que las decisiones se toman a mediano y largo plazo afectando el medioambiente y la vida de las futuras generaciones. Las dos “leyes” forestales más importantes en el sector han sido “decretos leyes” promulgados por dictaduras, primero en 1931 durante la dictadura de Ibáñez y luego en 1974, por Pinochet. El proyecto de ley forestal que presentó el gobierno de Frei Montalva (1966) duerme en el Congreso y la actual ley de Bosque Nativo demoró 16 años en ser promulgada y tuvo tantos cambios que no se han dado los resultados esperados. En general, la clase política chilena solo piensa en períodos cortos, en la próxima elección.

Un nuevo modelo forestal exige que el Estado chileno (ejecutivo, legislativo y judicial) se involucre a fondo en decisiones de corto y largo plazo que afectan a chilenas y chilenos.

La propuesta está en proceso y esperamos entregarla al país en el primer semestre de 2019.

Luis Astorga Schneider, Director Honorario, AIFBN


PARQUES NACIONALES: “miremos hacia el centro-norte”

Tags : 

Parque Nacional Lauca

El 24 de agosto de cada año se conmemora el Día Internacional de los Parques Nacionales o Naturales. Este día se crea con el objetivo de enseñar y concientizar a la sociedad sobre la importancia de conservar la naturaleza para así evitar su desaparición. En este contexto, cuando hablamos de naturaleza, podemos decir que Chile es un país privilegiado en lo que puede ofrecer. A nivel internacional, Chile es reconocido por su exuberante riqueza en biodiversidad, la que se encuentra distribuida en una gran variedad de ambientes a lo largo del territorio nacional. Además de presentar gran presencia de especies endémicas (es decir, solo están en Chile), muchos de estos ambientes tienen dinámicas naturales únicas en el mundo, las que se han mantenido por siglos a pesar de la intervención humana. Con la incorporación de los parques nacionales Pumalín Douglas Tompkins y Melimoyu, el Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) cuenta con más de 15 millones de hectáreas, lo que equivale al 20% de la superficie continental del territorio nacional.

A pesar de lo impresionante que puedan parecer estas cifras, la realidad es que Chile aún está en deuda con la conservación de sus ecosistemas, en especial en la zona centro y zona norte del país. Actualmente, hay más de 4 millones de hectáreas de bosques y formaciones xerofíticas catalogadas en las categorías “en peligro” y en “peligro crítico”, las que además cuentan con un bajo grado de protección. Dentro de estos ecosistemas mediterráneos y áridos amenazados, destaca el bosque y matorral esclerófilo. A nivel mundial, el bosque y matorral esclerófilo es catalogado como un hotspots, es decir, una de las zonas del planeta donde un ecosistema concentra una alta biodiversidad y endemismo. En zonas mediterráneas y áridas, los bosques y formaciones xerofíticas son responsables de proveer valiosos servicios ecosistémicos, como la provisión de agua, captura de dióxido de carbono (CO2), mitigación de la contaminación, protección de suelos, biodiversidad, alimento, medicina, valor cultural y belleza escénica, entre otros. Además, estos ecosistemas juegan un rol fundamental frente a escenarios complejos que amenazan nuestra seguridad y bienestar, como lo son el cambio climático y la desertificación.

En los últimos años, la devastación de ecosistemas mediterráneos y áridos de Chile se ha intensificado producto de incendios forestales y la falta de regulación en el uso del suelo, donde se ha reemplazado bosque y formaciones xerofíticas por plantaciones agrícolas, plantaciones forestales, terrenos para la ganadería, proyectos inmobiliarios, proyectos hidroeléctricos, proyectos fotovoltaicos, proyectos mineros y otros proyectos que se ingresan al cuestionado Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). Esta lamentable situación es el resultado de la frágil y permisiva institucionalidad ambiental del país, como también de la ausencia instrumentos que incentiven al manejo de estos ecosistemas, limitando su recuperación, aumentando su degradación y afectando la entrega de servicios ecosistémicos que favorecen a la población.

En este contexto, es urgente aumentar la representación de ecosistemas mediterráneos y áridos en el SNASPE, incrementando su protección para reducir el grado de amenaza. Por otro lado, es estrictamente necesario fortalecer al SNASPE, donde se debe exigir al Estado que los presupuestos otorgados para realizar labores de conservación estén en similitud con los de otros países de la OCDE. También es importante que el Estado proporcione instrumentos de carácter descentralizado que permitan enfrentar la fragmentación de estos ecosistemas y que incentiven al manejo restaurativo, para así reducir su degradación, mejorar su conectividad y fomentar su recuperación. Finalmente, para que la conservación de estos ecosistemas sea efectiva, la aislación con respecto al territorio no se debe considerar como alternativa, pues eso genera rechazo y sólo termina acrecentando conflictos sectoriales. La integración de comunidades es fundamental para el éxito de nuevos proyectos de conservación, donde su participación puede ser vital no sólo en la protección de ecosistemas, sino que también en la implementación de acciones frente a escenarios complejos e inciertos como el cambio climático y la desertificación.

Pablo Parra Soto

Ing.Forestal U. de Chile

Coordinador Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN)






¿Quieres ser socio de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo?