DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE: “HAY QUE HACER POLÍTICAS PÚBLICAS INTEGRADORAS”

WhatsApp Image 2018-10-02 at 17.38.11En el marco del Día Nacional del Medio Ambiente Jennifer Romero, Directora Ejecutiva de la AIFBN, fue entrevistada por el programa el Semáforo de Radio Universidad de Chile, para hablar sobre la actual situación de los Parques Nacionales y el Sector Forestal de Chile.

Revisa la entrevista completa aquí:

Audio gentileza Radio Universidad de Chile


AIFBN RECHAZA DECISIÓN DEL GOBIERNO DE NO FIRMAR ACUERDO DE ESCAZÚ

La Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo se adhiere a la siguiente declaración pública:

logo_trans_AIFBN_grande

CHILE DEBE FIRMAR EL ACUERDO DE ESCAZÚ[1]

Desde el año 2012, nuestro país orgullosamente y con gran diligencia ha liderado las negociaciones para la adopción del primer tratado vinculante sobre democracia ambiental de Latinoamérica y el Caribe que garantiza los derechos de acceso a la información, la participación y la justicia en asuntos ambientales, conocido como “Acuerdo de Escazú”.

Durante este proceso, Chile, buscando un acuerdo ambicioso y vinculante, involucró positivamente a los diferentes países e instituciones internacionales para el buen éxito del acuerdo ejerciendo su liderazgo en calidad de co-presidente del comité de negociación junto a Costa Rica, bajo el entendido de que estaría dentro de los primeros países firmantes del Acuerdo.

El pasado 7 de junio de 2018, Chile junto a Costa Rica, como co-presidentes, oficialmente hicieron un llamado[2] al resto de los países de la región para que firmen este tratado durante la Asamblea General de la ONU que está teniendo lugar esta semana, en Nueva York. Este llamado de Chile y Costa Rica ya ha sido recogido por otras 15 naciones que han acomodado sus agendas y asegurado la firma.

Además, diferentes expertos de la ONU han realizado un llamado a los países restantes para firmar el Convenio de Escazú, en un comunicado conjunto que señala que “este histórico tratado regional no solo garantiza una buena gobernanza y los derechos democráticos básicos, sino que también facilita la protección medioambiental y el desarrollo sostenible”[3].

Sin embargo, hoy 25 de septiembre de 2018, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha decidido aplazar la firma de este importante convenio y no participar en la ceremonia de su apertura programada para este jueves 27 de septiembre.

Frente a esta inesperada decisión, las organizaciones de la sociedad civil aquí firmantes, declaramos que:

  1.     Ésta es una pésima señal para la región y para el mundo. Jamás Chile ha liderado un proceso internacional para luego restarse del mismo. Por el contrario, Chile declara que su política internacional y ambiental es una política de Estado. Precisamente la participación y liderazgo de Chile en la creación, negociación y aprobación del Acuerdo de Escazú ha sido entendida como una política de Estado, que se ha mantenido por las dos grandes coaliciones que han gobernado el país. Por ello, un cambio tan radical e infundado como no firmar este Tratado, va en contra de esta conocida posición oficial que ha sido sostenida por las máximas autoridades del país.

  1.     Chile ha ganado un gran prestigio internacional dado el liderazgo desarrollado durante este proceso y se ha posicionado como un vecino interesado en cooperar en su región y avanzar de manera colaborativa hacia una mejor democracia ambiental. Indudablemente que al no firmar el Acuerdo perderá todo este prestigio ganado.
  2.     El tratado refuerza los compromisos ambientales de Chile, pero no impone ninguna obligación adicional. Además, no precisa de modificaciones legales y es consistente con su regulación como lo han entendido el sector empresarial, la academia y las ONGs.
  3.     El Ejecutivo a nivel interno ya comprometió explícitamente su pronta firma y ratificación a través del Mensaje del proyecto de ley que moderniza el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.
  4.     Tanto las comisiones de medio ambiente del Senado como de la Cámara de Diputados están al tanto de este Convenio, esperando su envío y han desarrollado sesiones especiales para su análisis.
  5.     El tratado NO aumentará la judicialización. Al contrario, lo que hará es apoyar las acciones que ha venido impulsando el gobierno para avanzar en sociedades más pacíficas, justas y sostenibles.
  6.     Este tratado nos compromete más que nada a avanzar en el pleno y efectivo ejercicio de los derechos de acceso a la información, la participación y la justicia ambiental, y a no retroceder en ello. También se destaca por ser el primer tratado internacional que busca dar protección oportuna a grupos y personas que defienden el medio ambiente.
  7.     Con una agenda interna marcada por los graves problemas ocurridos en Quintero y Puchuncaví, la inconsistencia y falta de argumentación de un cambio de posición como éste se entenderá ante la ciudadanía como contraria al diálogo y la transparencia.

Por todo ello, las personas y organizaciones aquí firmantes esperamos sinceramente que nuestro país siga avanzando en la senda hacia una mayor democracia ambiental y solicitamos al Presidente Piñera que, en definitiva, instruya la firma del Acuerdo de Escazú y se comprometa con la futura ratificación de este valioso acuerdo.

Adhieren a esta declaración:

[1] El Acuerdo de Escazú es un convenio vinculante sobre los derechos a la información, la participación y la justicia en asuntos ambientales. Fue adoptado el pasado marzo del 2018 por 24 países de ALC en san José de Costa Rica. Es el primer convenio de democracia ambiental del mundo que incluye medidas para los defensores ambientales y los grupos en situación de vulnerabilidad, y el primer tratado ambiental de América Latina y el Caribe.

[2] https://minrel.gob.cl/comunicado-conjunto-costa-rica-chile-sobre-la-apertura-a-la-firma-del/minrel/2018-06-07/104324.html

[3] https://www.cepal.org/es/acuerdodeescazu


DÍA MUNDIAL CONTRA EL MONOCULTIVO DE ÁRBOLES

Tags : 

20180914_112230(1)

Alberto Peña, Ingeniero Forestal y socio AIFBN

En junio de 2016 fallecía Alvin Toffler, escritor estadounidense, doctor en sociología, autor de tres obras señeras: El Shock del Futuro; La Tercera Ola y; El Cambio en el Poder (un estudio sobre las nuevas formas de dominio que controlaban la riqueza). Era un preclaro futurista que fue capaz de predecir muchos de los actuales escenarios.

Es Alvin Toffler el que acuña, en 1980, el concepto de indusrealidad para referirse a los procesos de uniformización, especialización, sincronización, concentración, maximización y centralización que caracterizarían a los sistemas industriales surgidos de la revolución industrial. Vemos la indusrealidad de Toffler con claridad cuando analizamos las plantaciones forestales instaladas en Chile y en otros países del mundo. No es sólo una plantación monotípica, semejante a un cultivo agrícola. Las plantaciones se fueron adueñando del paisaje y se les presentó como un noble cultivo que permitía mitigar los fuertes procesos erosivos que habían desatado los monocultivos de trigo; también se les mostraba como un aporte al desarrollo de los territorios y su gente. Sin embargo ambos monocultivos se concebían bajo el mismo concepto de indusrealidad uniformadora, concentrada, centralizada, sincronizada y que pretendían maximizar la renta del suelo incluso a precio de su degradación. Esta indusrealidad es monótona, repetitiva hasta el cansancio, unidimensional, que sólo busca maximizar las utilidades de sus dueños también concentrados. Sin hacerse cargo de sus múltiples impactos tanto sociales como ambientales y ecológicos. Y aunque Toffler advertía tempranamente los riesgos inherentes a la uniformidad de los procesos y a su concentración, no alcanzó a percibir los megafenómenos que la revolución industrial desataría a cien años de distancia y que hoy los habitantes del siglo XXI percibimos cada vez con mayor fuerza y evidencia: la Desertificación y el Cambio Climático.  

Hoy en día cada 21 de Septiembre, junto con conmemorar el Día Internacional de Lucha contra los Monocultivos de Árboles, las organizaciones, redes y movimientos celebran la resistencia y alzan sus voces para exigir que se detenga la expansión de las plantaciones industriales de árboles. Y su rebelión no es un capricho que surge de la ignorancia (como algunos señalan). Dichas plantaciones amenazan la soberanía de comunidades y pueblos. Amenazan su seguridad. Hoy vemos que estos enclaves industriales de los cuales las plantaciones son meros insumos, se transforman paulatinamente en enclaves monopólicos que contribuyen a incrementar la vulnerabilidad de las personas y comunidades. Hay que destacar que esta declaración no es contra especies en particular, sino contra la forma de establecimiento y administración de monocultivos masivos, que por su magnitud y continuidad afectan la biodiversidad, la variedad de paisajes, los balances hídricos y además, por la forma de cosecha (tala rasa), eliminan los escasos atributos positivos que pudieron tener, como la retención de suelos mientras se mantuvo en pie la plantación.

El Día Internacional de Lucha contra los Monocultivos de Árboles fue declarado en 2004, durante un encuentro de una red comunitaria que lucha contra las plantaciones industriales de árboles en Brasil; se eligió el 21 de septiembre porque en esa fecha Brasil celebra el Día del Árbol.

monocultivo

https://wrm.org.uy/es/listado-por-temas/resistencia-local-y-global/dia-internacional-de-lucha-contra-los-monocultivos-de-arboles/


UN NUEVO MODELO FORESTAL, DE BOSQUES Y PLANTACIONES QUE CONTRIBUYA A LA SEGURIDAD NACIONAL

Tags : 

Archivo AIFBN

Luis Astorga, Director Honorario AIFBN. Septiembre 2018

La gran publicidad que se ha dado al proyecto MAPA -ampliación de la planta de celulosa de Arauco- confirma los planteamientos de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) de avanzar en la propuesta de un nuevo Modelo Forestal para Chile, sobre la cual se ha estado trabajando desde fines del siglo pasado.

A comienzos del nuevo milenio, el PNUD (Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo) elaboró el Índice de Desarrollo Humano -ingreso, educación y salud- para todas las comunas de Chile. En aquella época nuestra lucha como Agrupación se orientaba principalmente a evitar que los bosques nativos se transformaran en plantaciones de pinos y eucaliptos. Pero el Índice mencionado, mostró que las comunas con extensas plantaciones en las regiones de Maule, Bío-Bío y Araucanía, tenían los valores más bajos del país. Situación que se corrobora con la encuesta CASEN de 2015, donde se  confirmó que en esas regiones se habían mantenido los ingresos más bajos de Chile, a pesar de la inmensa riqueza que se había creado con las plantaciones forestales. Coincidentemente con esa situación de pobreza, en la década de los años 90 las comunidades campesinas e indígenas manifestaban un fuerte rechazo a las plantaciones forestales. Se reclamaba en contra de sus impactos negativos en la provisión de agua, biodiversidad, efecto en el paisaje de las grandes talas rasas, uso de agroquímicos, peligro de incendios forestales, cierre de escuelas y emigración obligada a los pueblos.

Mientras tanto, el bosque nativo continuaba su proceso destructivo y de paulatina degradación – a menor escala es efectivo – pero desapareciendo poco a poco. Los Parques Nacionales y Reservas del Estado (SNASPE) se libraban de ello gracias a la excelente labor de CONAF.

El modelo forestal basado en las plantaciones – iniciado en 1974 en la dictadura y  logrado grandes éxitos macroeconómicos en producción de celulosa y exportaciones – no había sido capaz de tener impacto positivo en la calidad de vida de las comunidades locales. Todo lo contrario. Se modificó la estructura rural de las regiones mencionadas, obligando a muchos pequeños agricultores a emigrar a los pueblos. La gran riqueza de las plantaciones tuvo escaso impacto en la mejoría de ingresos de las comunidades locales. Solo enriqueció a las grandes empresas.

Este análisis  nos abrió el espacio para plantear la necesidad de un nuevo modelo forestal,  cuyos ejes esenciales publicamos en un libro en 2010 (adjunto). La propuesta tuvo escasa acogida aquellos años, porque se suponía que la Certificación FSC podía resolver los impactos ambientales y sociales negativos de las plantaciones. A su vez, los medios de comunicación y las grandes empresas se encargaron de insistir en el éxito del modelo forestal.

Sin embargo, la agudización del problema de escasez de agua, que obligó a las municipalidades de las zonas de plantaciones a gastar miles de millones de pesos en la distribución de agua a la población rural, el recrudecimiento del conflicto generado por la instalación de grandes empresas forestales en la Araucanía y  últimamente, los inmensos y devastadores incendios forestales del verano pasado, nos demostraron la vigencia y necesidad de un Nuevo Modelo Forestal. Estos problemas trascienden lo económico, ambiental o técnico transformándose en un problema de Seguridad Nacional por la urgencia de resolver amenazas a la población por falta de agua, de seguridad alimentaria, de atropello a la cultura indígena, y su lucha por la tierra, y de proteger las comunidades rurales de los incendios forestales.

Ante este escenario, la AIFBN ha reunido a un grupo de 26 profesionales de diversas especialidades, quienes a partir de noviembre del año 2017 estamos trabajando en 14 temas para dar forma a la propuesta del Nuevo Modelo Forestal. Los aspectos esenciales de ella no desconocen los avances en los documentos de política forestal y plantaciones del Consejo de Política Forestal porque hemos participado en ellos. Pero es un paso adelante y se fundamenta en el hecho que el mercado, cuyo rol no se desconoce,  no ha tenido ni tiene la capacidad de generar ajustes en un sector como el forestal en que las decisiones se toman a mediano y largo plazo afectando el medioambiente y la vida de las futuras generaciones. Las dos “leyes” forestales más importantes en el sector han sido “decretos leyes” promulgados por dictaduras, primero en 1931 durante la dictadura de Ibáñez y luego en 1974, por Pinochet. El proyecto de ley forestal que presentó el gobierno de Frei Montalva (1966) duerme en el Congreso y la actual ley de Bosque Nativo demoró 16 años en ser promulgada y tuvo tantos cambios que no se han dado los resultados esperados. En general, la clase política chilena solo piensa en períodos cortos, en la próxima elección.

Un nuevo modelo forestal exige que el Estado chileno (ejecutivo, legislativo y judicial) se involucre a fondo en decisiones de corto y largo plazo que afectan a chilenas y chilenos.

La propuesta está en proceso y esperamos entregarla al país en el primer semestre de 2019.

Luis Astorga Schneider, Director Honorario, AIFBN


ENTREVISTA A SOCIOS DE LA AIFBN POR CASO ALERCE

IMG-5012

A más de una década del caso Alerce, René Reyes y Antonio Lara, miembros y socios de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN), fueron entrevistados para la producción de la serie documental “Tráfico de bienes patrimoniales en Chile”, dirigida por Diego Breit (Director) y David Guzmán (Director Periodístico). Ambos viajaron con el equipo de Glaciar Film hasta la región de Los ríos para reconstruir la historia de este milenario ejemplar.

La conversación profundizó el uso de Alerce en tiempos precolombinos, su paulatina explotación indiscriminada y los sucedos que desencadenaron el llamado caso Alerce a mediados de la década del 2000.

La producción cuenta con seis capítulos, cada uno retrata los casos más icónicos sobre el tráfico de bienes patrimoniales en Chile durante las últimas décadas, recogiendo los testimonios de expertos y protagonistas.

Tráfico de bienes patrimoniales en chile, es un proyecto financiado por el Consejo Nacional de Televisión (CNTV) y será exhibido por las pantallas de La Red a mediados del 2019.

 

 

Captura de pantalla 2018-09-14 a las 10.46.21


AIFBN SE REÚNE CON ASESOR DE DIPUTADO DIEGO IBÁÑEZ

En el marco de la discusión por crear una Institución Forestal Pública, que fortalezca la actual CONAF y el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP), el vicepresidente de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo, Sergio Donoso, se reunió el pasado 5 de septiembre en Valparaíso con Christopher Gepp, asesor ambiental del diputado Diego Ibáñez (RD), con el fin de generar un vínculo que permita trabajar de mejor manera estos proyectos que actualmente se encuentran pendientes en el Congreso Nacional.

En la reunión, que se extendió por aproximadamente 40 minutos, la AIFBN detalló la importancia de acelerar “la discusión del nuevo Servicio Nacional Forestal”. Además, de hacer un fuerte hincapié en la próxima temporada de incendios forestales que afectarían las zonas centro y sur del país producto de las altas temperaturas y las bajas precipitaciones, prolongando un año más la sequía.

Al finalizar la reunión Gepp, se mostró conforme y entusiasmado con este primer encuentro. Sobretodo en aquellos temas relacionado con cambio climático, debido a que actualmente están “tratando de reunir toda las visiones para así imprimir esa mirada a largo plazo, que es lo que plantea la agrupación (AIFBN)”, para generar propuestas que ayuden a contrarrestar y/o mitigar esta situación.

IMG-4985

 

 


Servicio Nacional Forestal: La anunciada institución preventiva que sigue pendiente a sólo cuatro meses del verano

Tags : 

“El Estado tiene que tener una parte importante de incidencia en la regulación de agencias o instituciones que tienen que ver con la vida de las personas”, afirmó Carmen Castro, geógrafa de la Universidad de Chile, quien advierte que la geografía de nuestro país lo expone a diversos riesgos, por lo que todas sus políticas públicas deberían estar orientadas en función de esta realidad.

reforestacion

Fue el verano de 2017 cuando Chile enfrentó, en paralelo, múltiples incendios forestales a lo largo del país, hechos que terminaron con más de 570 mil hectáreas consumidas por el fuego, según cifras de la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

Durante la temporada de incendios 2016 – 2017, excluyendo Tarapacá y Antofagasta, todas las regiones del país enfrentaron este tipo de incendios, siendo las más afectadas la región del Maule con 631 incendios, Biobío con 1951 y la Araucanía con 753.

El daño no solo se remitió al medio ambiente con las miles de hectáreas quemadas, sino que también hubo diez víctimas fatales producto de los diversos focos incendiarios. Además, de forma indirecta fallecieron cuatro personas, y la localidad de Santa Olga en la Región del Maule fue consumida completamente por el fuego.

La gran emergencia ambiental provocó que Conaf y el gobierno desplegaran todos sus esfuerzos para contener la emergencia, teniendo que recurrir incluso a ayuda internacional para poder combatir estos focos.

Fue precisamente a partir de estos masivos y destructivos hechos que, a fines de enero de 2017, el entonces ministro Secretario General de la Presidencia, Nicolás Eyzaguirre anunció que se crearía el Servicio Nacional Forestal para fortalecer la institucionalidad en esta materia.

Sin embargo, a más de un año y medio de estos incendios y del anuncio del entonces gobierno de Michelle Bachelet, el Servicio Nacional Forestal está lejos de concretarse, algo que, para Sergio Donoso, ingeniero forestal de la Universidad de Chile, debe resolverse antes del próximo verano.

Según indicó Donoso, el nuevo servicio se hará cargo de competencias que hoy no tiene Conaf, como por ejemplo resolver lo que refiere a la cercanía de bosques y sectores poblados: “Estéticamente esta situación es linda, pero quién se hace responsable del riesgo inminente que esto presenta, y desde esa perspectiva hay una mejora en el cuerpo legal con el Servicio”.

Además, el presidente de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el bosque nativo, señaló que las condiciones actuales de sequía más las proyecciones de temperaturas para el verano de 2019 son las mismas que se dieron hace dos años, por lo que es probable que, si no se toman las medidas correspondientes, como la aprobación del Servicio, el escenario se repita.

En esa línea indicó que debe ser el ministro de Agricultura, Antonio Walker, quien se haga cargo de esta situación para que la nueva institución se concrete lo antes posible: “El ministro debe agilizar el proceso para que después en el verano no digan “esto fue imposible de resolver”. Aún hay tiempo para dar mejores herramientas para enfrentar un escenario que posiblemente va ser complejo el próximo verano”, explicó Sergio Donoso.

El principal objetivo de este nuevo organismo público es normar y prevenir las construcciones en zonas de riesgo, ya que la cercanía entre lugares urbanos y bosques aumenta la probabilidad de daños a la hora de incendios forestales. Además, su creación convierte a la institución forestal en algo plenamente dependiente del estado y sus recursos, a diferencia de Conaf que es una corporación de derecho privado que ejerce potestades públicas, sin tener la calidad de servicio estatal.

Si bien la conformación de esta institución ya fue aprobada en las Comisiones de Medio Ambiente y Agricultura en la Cámara de Diputados a inicios de este año, ahora se encuentra entrampada en el mismo trámite dentro del Senado.

La senadora DC Ximena Rincón, miembro de la Comisión de Medio Ambiente, explicó el proceso legislativo que enfrenta este proyecto y señaló que no ha sido revisado ni ha tenido avances porque los miembros de la comisión están a la espera de que el gobierno determine como quiere proseguir con la iniciativa.

“Nosotros tenemos claridad de que no queremos que el Servicio quede en el Ministerio de Medio Ambiente, lo que no significa que las materias de regulación tengan que estar en el medio ambiente, pero el Servicio como tal tiene que estar en Agricultura”, explicó la parlamentaria, añadiendo que el escenario que se de en el próximo verano dependerá de cómo se utilicen los recursos destinados a este tipo de hechos.

Por su parte, la geógrafa de la Universidad de Chile Carmen Castro explicó que la geografía de nuestro país lo expone a diversos riesgos, por lo que todas sus políticas públicas deben estar orientadas en función de esta realidad. Sin embargo, aclaró que durante el último tiempo las autoridades han puesto el foco solo en mejorar lo que refiere a los sismos, despreocupándose de otras catástrofes o situaciones peligrosas.

“Hemos dejado de lado los riesgos de tsunami de aluviones de inundaciones de incendios forestales y con el cambio climático las condiciones han cambiado y ahora tenemos que enfocarnos en ese tipo de desastres”, explicó.

Además, la experta en Prevención, Planificación y Emergencia de Desastres dijo que “el Estado tiene que tener una parte importante de incidencia en la regulación de agencias o instituciones que tienen que ver con la vida de las personas”, por lo que la aprobación del Servicio Nacional Forestal será clave para enfrentar los incendios forestales con más recursos y personal.

Al ser, por el momento, Conaf la encargada de prepararse para enfrentar posibles incendios, el organismo ya ha comenzado a equiparse con diferentes indumentarias que permitan prevenir o controlar este tipo de hechos.

En ese contexto, fue que el pasado jueves se confirmó que contarán con 40 aeronaves y 222 brigadas para la temporada de incendios, a pesar del déficit económico que han enfrentado en los últimos meses.  Ya se cuenta con 32 vehículos aéreos licitados para este programa, y se han realizado nexos con empresas especializadas en incendios de Estados Unidos y Europa, a las que deberían sumarse durante los próximos meses equipos de Argentina y Brasil, las que se encargarán del apoyo terrestre.

Fuente: Diario y Radio Universidad de Chile


Presentan estudios que aportan a la rehabilitación y manejo del bosque nativo

Los académicos Pablo Donoso H., de la Universidad Austral de Chile, y Celso Navarro, de la Universidad Católica de Temuco, presentaron los resultados de dos proyectos del Fondo de Investigación del Bosque Nativo de CONAF.

40790385_1138581419623124_5102353214150279168_n

 

Fuente: Universidad Austral de Chile

Con la presencia de cerca de 60 personas, incluyendo representantes de la Corporación Nacional Forestal, académicos, investigadores, consultores y estudiantes, se llevó a cabo en la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la UACh, el seminario de finalización de los proyectos “Desarrollo de estrategias y técnicas para recuperar bosques adultos degradados de los tipos forestales Siempreverde y Coihue-Raulí-Tepa”, a cargo del profesor Pablo Donoso; y “Desarrollo de diagramas de manejo de la densidad y su uso en los bosques de segundo crecimiento del tipo forestal Siempreverde en Chile”, dirigido por el académico Celso Navarro.

La jornada contó con la presencia del Vicerrector de Investigación, Desarrollo y Creación Artística de nuestra casa de estudios, Dr. Hans Richter, quien destacó la relevancia que los bosques tienen para Chile. “Todos las leyes y proyectos que hagamos tienen que propender a su conservación y su mejor uso. Una de las razones por las que la UACh debe estar orgullosa es que nuestros investigadores estén trabajando con mucho ahínco para estudiar problemáticas en relación a los bosques pero, además de tener investigación de calidad, se debe hacer vinculación con el medio”.

Óscar Droguett, Director Regional de CONAF Los Ríos, recalcó la relevancia que tiene para la corporación contar con estos resultados. “A través de estos proyectos podemos llegar a conocer los costos reales de los trabajos y analizar su aplicación en el bosque nativo; a su vez, implementar esta labor y tener el resultado específico del desarrollo de estos trabajos”.

Proyecto FIBN N°005/2014, “Desarrollo de estrategias y técnicas para recuperar bosques adultos degradados de los tipos forestales Siempreverde y Coihue-Raulí-Tepa”

Según el profesor Pablo Donoso, a la hora de enfrentar un proyecto de este tipo se debe tener en cuenta qué se quiere restaurar, ya que no es posible retroceder y lograr un bosque prístino como el que había originalmente, sino que lo que se puede hacer es rehabilitar el bosque para el uso de sus propietarios. 

Bajo este contexto, este proyecto estableció ensayos en los predios Llancahue, Pumillahue, Riñimahuida y San Pablo de Tregua. En estos sitios se probaron con éxito tres tratamientos conducentes a recuperar bosques degradados mediante regeneración natural y plantaciones suplentarias de ulmo (costa) o raulí (Andes). 

“Si bien los costos son altos y es difícil que muchos propietarios se embarquen en el tema de recuperar bosques degradados, a medida que se vaya avanzando en la investigación hay que tratar de apuntar a aplicar los tratamientos que sean más eficientes”, afirmó. Para el académico, el caso más ilustrativo de esto, es el de Llancahue, donde además de intervenir el bosque se instalaron cercos para evitar la entrada de ganado. 

“Yo creo que muchos de estos resultados sin duda tienen beneficios prácticos, pero eso hay que conjugarlo con el balance económico, lo que significa para el propietario hacer este tipo de intervenciones y en consecuencia, hay que tratar de buscar los tratamientos más eficientes, en definitiva, aquellos que generan más beneficios a menor costo”, concluyó.

El proyecto, así como la presentación de estos resultados, contaron con la participación de la investigadora Angélica Vásquez G., y la colaboración de Bernardo Escobar Rodríguez en producción de plantas del Vivero Bosques del Sur y en la ejecución de las plantaciones. 

Proyecto FIBN 038/2014, “Desarrollo de diagramas de manejo de la densidad y su uso en los bosques de segundo crecimiento del tipo forestal Siempreverde en Chile”.

Este proyecto, dirigido por el académico Celso Navarro e iniciado el 2014 tuvo por objetivo desarrollar algunas herramientas para apoyar la toma de decisiones en materia de silvicultura, fundamentalmente el manejo en bosques jóvenes del sur de Chile, desde la Araucanía hasta el sur de Chiloé. Esta herramienta analiza de forma más integrada la productividad y el crecimiento de los bosques en base a las decisiones que va a tomar el ingeniero forestal. Este producto queda disponible en el marco de la ley N°20.283 de Bosque Nativo para los distintos usuarios de dicha ley, tales como ingenieros, consultores y extensionistas.

“Creo que esta herramienta incorpora algunos conceptos de ocupación de sitio y de densidad relativa. En el fondo, no se habla en términos absolutos cuando uno interviene un bosque, en términos de extracciones de árboles o de volumen, sino que se habla de ocupación de sitio, es decir, si el sitio está bien ocupado, a densidad completa, o subutilizado, cómo se puede utilizar mejor el sitio. Entonces cambia un poco la forma como uno toma las decisiones y cómo analiza el recurso”, explicó el profesor Celso Navarro.

El proyecto contó con los co-investigadores Julio Pinares (UCT), quien también participó en la presentación de los resultados, Pablo Donoso (UACh) y Christian Salas (UFRO). 

 


TALLER HACIA UN NUEVO MODELO FORESTAL: SOCIOS DE LA AIFBN SE REÚNEN EN VALDIVIA PARA TRABAJAR EN LA SEGUNDA VERSIÓN DEL DOCUMENTO

Tags : 

invitacion tallerUna productiva jornada de trabajo se vió realizada el 01 de septiembre en las dependencias del Museo Philippi, donde socios de la Agrupación de Ingenieros Forestales (AIFBN) y colaboradores se reunieron para participar en la elaboración de la segunda versión de Hacia un Nuevo Modelo Forestal en Chile. La primera versión de este documento se publicó el año 2011, donde se realizó un diagnóstico del sector forestal y se planteó la necesidad de un cambio de paradigma en el actual modelo, principalmente como un tema de seguridad nacional.

En esta ocasión, mediante la orientación de Luis Astorga y Heinrich Burschel (Director Honorario y socio de la AIFBN), se trabajó en la continuación de este documento, el que tiene como objetivo presentar propuestas concretas que permitan avanzar hacia el cambio de paradigma. A través de la conformación de grupos de trabajo, los distintos asistentes expusieron sus ideas en torno a temáticas relevantes para el sector forestal, como el manejo de recursos naturales; comunidades y territorio; procesos productivos y herramientas políticas.

“Actualmente hay muchas propuestas para crear nuevos modelos en distintos sectores, pero que el concepto clave va en “cambiar el modelo neoliberal. Y la agrupación está dentro de esta nueva vanguardia de crear una mejor sociedad”, comentó Heinrich Burschel. Además, uno de los conceptos fundamentales que se planteó durante el encuentro fue el de “Seguridad Nacional”, que como expresa Heinrich Burschel se refiere a la “noción de relativa estabilidad, calma o predictibilidad que se supone beneficiosa para el desarrollo en un país; así como a los recursos y estrategias para conseguirla. Principalmente a través de la Defensa Nacional”.

“Nosotros estamos en el frente abriendo camino. Estamos en esa posición, no estamos arreglando problemas, estamos abriendo un nuevo paradigma. Abriendo algo que se necesita y nosotros estamos conscientes”, expresó Luis Astorga.

IMG-4961







¿Quieres ser socio de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo?