AIFBN RECHAZA DECISIÓN DEL GOBIERNO DE NO FIRMAR ACUERDO DE ESCAZÚ

La Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo se adhiere a la siguiente declaración pública:

logo_trans_AIFBN_grande

CHILE DEBE FIRMAR EL ACUERDO DE ESCAZÚ[1]

Desde el año 2012, nuestro país orgullosamente y con gran diligencia ha liderado las negociaciones para la adopción del primer tratado vinculante sobre democracia ambiental de Latinoamérica y el Caribe que garantiza los derechos de acceso a la información, la participación y la justicia en asuntos ambientales, conocido como “Acuerdo de Escazú”.

Durante este proceso, Chile, buscando un acuerdo ambicioso y vinculante, involucró positivamente a los diferentes países e instituciones internacionales para el buen éxito del acuerdo ejerciendo su liderazgo en calidad de co-presidente del comité de negociación junto a Costa Rica, bajo el entendido de que estaría dentro de los primeros países firmantes del Acuerdo.

El pasado 7 de junio de 2018, Chile junto a Costa Rica, como co-presidentes, oficialmente hicieron un llamado[2] al resto de los países de la región para que firmen este tratado durante la Asamblea General de la ONU que está teniendo lugar esta semana, en Nueva York. Este llamado de Chile y Costa Rica ya ha sido recogido por otras 15 naciones que han acomodado sus agendas y asegurado la firma.

Además, diferentes expertos de la ONU han realizado un llamado a los países restantes para firmar el Convenio de Escazú, en un comunicado conjunto que señala que “este histórico tratado regional no solo garantiza una buena gobernanza y los derechos democráticos básicos, sino que también facilita la protección medioambiental y el desarrollo sostenible”[3].

Sin embargo, hoy 25 de septiembre de 2018, el Ministerio de Relaciones Exteriores ha decidido aplazar la firma de este importante convenio y no participar en la ceremonia de su apertura programada para este jueves 27 de septiembre.

Frente a esta inesperada decisión, las organizaciones de la sociedad civil aquí firmantes, declaramos que:

  1.     Ésta es una pésima señal para la región y para el mundo. Jamás Chile ha liderado un proceso internacional para luego restarse del mismo. Por el contrario, Chile declara que su política internacional y ambiental es una política de Estado. Precisamente la participación y liderazgo de Chile en la creación, negociación y aprobación del Acuerdo de Escazú ha sido entendida como una política de Estado, que se ha mantenido por las dos grandes coaliciones que han gobernado el país. Por ello, un cambio tan radical e infundado como no firmar este Tratado, va en contra de esta conocida posición oficial que ha sido sostenida por las máximas autoridades del país.

  1.     Chile ha ganado un gran prestigio internacional dado el liderazgo desarrollado durante este proceso y se ha posicionado como un vecino interesado en cooperar en su región y avanzar de manera colaborativa hacia una mejor democracia ambiental. Indudablemente que al no firmar el Acuerdo perderá todo este prestigio ganado.
  2.     El tratado refuerza los compromisos ambientales de Chile, pero no impone ninguna obligación adicional. Además, no precisa de modificaciones legales y es consistente con su regulación como lo han entendido el sector empresarial, la academia y las ONGs.
  3.     El Ejecutivo a nivel interno ya comprometió explícitamente su pronta firma y ratificación a través del Mensaje del proyecto de ley que moderniza el Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.
  4.     Tanto las comisiones de medio ambiente del Senado como de la Cámara de Diputados están al tanto de este Convenio, esperando su envío y han desarrollado sesiones especiales para su análisis.
  5.     El tratado NO aumentará la judicialización. Al contrario, lo que hará es apoyar las acciones que ha venido impulsando el gobierno para avanzar en sociedades más pacíficas, justas y sostenibles.
  6.     Este tratado nos compromete más que nada a avanzar en el pleno y efectivo ejercicio de los derechos de acceso a la información, la participación y la justicia ambiental, y a no retroceder en ello. También se destaca por ser el primer tratado internacional que busca dar protección oportuna a grupos y personas que defienden el medio ambiente.
  7.     Con una agenda interna marcada por los graves problemas ocurridos en Quintero y Puchuncaví, la inconsistencia y falta de argumentación de un cambio de posición como éste se entenderá ante la ciudadanía como contraria al diálogo y la transparencia.

Por todo ello, las personas y organizaciones aquí firmantes esperamos sinceramente que nuestro país siga avanzando en la senda hacia una mayor democracia ambiental y solicitamos al Presidente Piñera que, en definitiva, instruya la firma del Acuerdo de Escazú y se comprometa con la futura ratificación de este valioso acuerdo.

Adhieren a esta declaración:

[1] El Acuerdo de Escazú es un convenio vinculante sobre los derechos a la información, la participación y la justicia en asuntos ambientales. Fue adoptado el pasado marzo del 2018 por 24 países de ALC en san José de Costa Rica. Es el primer convenio de democracia ambiental del mundo que incluye medidas para los defensores ambientales y los grupos en situación de vulnerabilidad, y el primer tratado ambiental de América Latina y el Caribe.

[2] https://minrel.gob.cl/comunicado-conjunto-costa-rica-chile-sobre-la-apertura-a-la-firma-del/minrel/2018-06-07/104324.html

[3] https://www.cepal.org/es/acuerdodeescazu


Parques Nacionales en la mira

Tags : 

Publicado en El Ciudadano

 

CONAF

El anunciado traspaso de las Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) al Ministerio del Medio Ambiente tiene implicancias más profundas que un mero cambio de radicación administrativa. Lo que está en la mira gubernamental es la privatización de las funciones del Estado en la gestión del SNASPE. Un análisis somero del proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas en ese Ministerio, demuestra que en 15 de sus artículos el único objetivo es promover las concesiones de parques nacionales a privados, siendo uno de los aspectos más desarrollados de este controvertido proyecto de ley.Bos

La vigencia del compromiso con ese objetivo ha quedado de manifiesto con la reciente concesión territorial de Parque Nacional Radal 7 Tazas en la Región del Maule. Es la primera vez que el Ministerio de Bienes Nacionales gestiona una concesión en un área del SNASPE, basándose en las potestades que le otorga la Ley de Turismo del año 2010 y es la primera vez que en un Parque Nacional se concesiona TERRITORIO propiamente tal, que incluye recursos naturales prioritarios de conservación como bosques, poblaciones de fauna nativa y cuerpos de agua, y por períodos de tiempo que van de los 10 a los 25 años. Hasta ahora, en virtud de la Ley de Bosques del año 1925, CONAF sólo había concesionado servicios tales como alojamiento, alimentación, transporte o actividades deportivas al aire libre, sin comprometer territorio de parques nacionales, salvo superficies muy acotadas directamente relacionadas con el servicio concesionado y que no contenían valores significativos de conservación.

Chile ocupa uno de los últimos lugares de Latinoamérica en presupuesto público destinado a la gestión de parques nacionales, con apenas 1 US$ por hectárea de territorio protegido, y aun así CONAF ha realizado una labor que es reconocida a nivel internacional. Sólo como ejemplo, citamos el caso del Servicio de Parques de Canadá que logra un autofinanciamiento del orden del 18%. En Chile CONAF consigue un 45% de autofinanciamiento en la operación de los parques nacionales del país. Al parecer, esto no es relevante para el nuevo Director Ejecutivo de CONAF quien ha comenzado su mandato con declaraciones que ponen el énfasis en supuestos malos manejos financieros y administrativos. Los chilenos ya sabemos que la mejor estrategia para privatizar un servicio del Estado es desprestigiándolo, estrangularlo hasta que su desempeño e imagen pública sea tan mediocre que la ciudadanía termine pidiendo a gritos su privatización. Pero, ¿Cuán beneficiada termina siendo la ciudadanía con la privatización de las funciones del Estado?  Una pregunta que a estas alturas es mejor responderla con ejemplos más que con argumentos.

¡CHILENAS Y CHILENOS DEFENDAMOS NUESTROS PARQUES NACIONALES!

Directorio AIFBN.

logo_trans_AIFBN_grande


DECLARACIÓN PÚBLICA: “LA PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD NO SE TRANSA”

Foto_ AIFBN- Alejandra Torres

El día 09 de julio las Comisiones de Agricultura, Medio Ambiente y Bienes Nacionales del Senado acordaron delegar la administración del Sistema Nacional de Áreas Silvestres Protegidas del Estado (SNASPE) al Ministerio del Medioambiente, una función que históricamente ha sido responsabilidad de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Institución adscrita al Ministerio de Agricultura.

Desde el comienzo de la discusión el 2011, varios actores y organizaciones han manifestado que un cambio de administración no garantizará una mayor protección de los ecosistemas que se encuentran resguardados por el SNASPE (reconocidos en todo el mundo por sus características únicas), sino que al contrario, generará mayor incertidumbre. El principal reparo es que la institucionalidad ambiental en Chile está obsoleta y presenta graves deficiencias, como para pretender hacerse cargo de algo tan importante como la gestión de las áreas silvestres protegidas, y en general, de la biodiversidad del país.

A pesar de la escasa disponibilidad de recursos y la ausencia de una institucionalidad ambiental, CONAF ha logrado balancear de manera efectiva la labor de conservación del SNASPE por más de 40 años, con el manejo del entorno social y económico que rodea las áreas protegidas, involucrando además su quehacer en materias de la regulación y fiscalización para potenciar el aprovechamiento sustentable de los bienes y servicios en éstas áreas.

También es importante destacar que CONAF ha sido un férreo defensor de las áreas protegidas, resguardándolas de intereses totalmente ajenos a la conservación.  Esto se ha demostrado en las observaciones que CONAF ha presentado ante proyectos fuertemente cuestionados por la comunidad, como han sido algunos emprendimientos mineros, eléctricos y de otro tipo que han pretendido instalarse dentro de unidades del SNASPE, y que contaban con la aprobación del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental, entidad dependiente del Ministerio del Medio Ambiente.

Al observar este lamentable acuerdo al que han llegado los ministerios de Agricultura y Medio Ambiente, es inevitable que surjan dos preguntas que son inquietantes:

  • ¿Es coherente desarticular a CONAF para potenciar a un cuestionado Ministerio de Medio Ambiente que no puede cumplir a cabalidad con sus propias funciones?

  • ¿Este traspaso asegura una mayor eficiencia y eficacia en la gestión de las áreas silvestres protegidas, sobre todo si se considera que la institucionalidad ambiental chilena está en un incipiente proceso de reestructuración?

La prioridad debería ser perfeccionar y mejorar el funcionamiento del Ministerio de Medio Ambiente, en lo que respecta a sus actuales atribuciones, entre las cuales se encuentra la administración del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental. Desde esa perspectiva, no se entiende esta decisión que resultará en la desarticulación de otros servicios que sí funcionan.

Por otra parte, las autoridades deben comprender que la conservación de la biodiversidad no se realiza en pedazos de territorios aislados del entorno. El conocimiento científico es muy claro al respecto, los ecosistemas y las especies que forman parte de esos ecosistemas sobreviven, “se conservan”, en la medida que forman parte de un paisaje de conservación que va mucho más allá de las unidades del SNASPE. Desde ese punto de vista, el hecho de que el SNASPE siga en manos de CONAF no es un capricho, es la conclusión lógica de un proceso de reflexión, práctica y análisis, que ha tomado años y que indica que la gestión del SNASPE debe estar en sintonía con la gestión del resto del territorio.  

Por esta razón, como Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo solicitamos a las autoridades de gobierno que desistan de este acuerdo, y a los parlamentarios aprobar el Proyecto de Ley que crea el Servicio Nacional Forestal contemplando todas sus funciones, entre ellas la administración de las áreas silvestres protegidas del Estado.

Directorio AIFBN.

 


DIRECTORIO INFORMA SOBRE SALIDA DE ICEFI/FSC-CHILE Y FSC INTERNACIONAL

En la Asamblea General ordinaria realizada el 05 de mayo del presente año, en el Hostel Bosque Nativo, el directorio ratificó y comunicó a los asistentes, los motivos por los que la agrupación optó por retirarse del sello ICEFI/FSC-Chile y de FSC Internacional.

 

FSC salida

Tras 20 años de apoyo en la creación de FSC-Chile, el trabajo de la AIFBN fue relevante en la fiscalización de los procesos de certificación y en el cumplimiento de los estándares de evaluación en Chile. Sin embargo, desde el 2010 la AIFBN fue testigo de irregularidades que han llevado a que el espíritu de esta iniciativa impulsada  por la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo fuera perdiendo rigurosidad en el proceso.

Mediante una carta enviada el 2010, la AIFBN advirtió de esta situación, expresando la pérdida de la capacidad reguladora como instrumento de Manejo Forestal Sustentable, constatándose irregularidades  en los procesos de certificación y fiscalización de las empresas. Sin duda este tipo de acciones contradecían el espíritu de FSC, siendo recurrente en el proceso omitir consultas serias, bien planificadas e informadas a las comunidades locales, trabajadores o pueblos originarios. La AIFBN recalcó que, incluso, cuando hubo cierta participación, las respuestas a las demandas que se le realizaban no eran claras. En este contexto, se estaba vulnerando los Principios 4 y 6 de FSC, referentes a “Relaciones con la Comunidad” y “Medio Ambiente”.

Esta situación también fue comunicada en dos Asambleas Generales del FSC, 2011 (Kota Kinabalu) y 2013 (Sevilla) en las cuales se insistió en la necesidad de revisar las relaciones entre las empresas certificadoras y las empresas forestales a quienes controlan. Las irregularidades en los proceso de certificación también fueron informadas en reiteradas ocasiones al directorio de ICEFI/FSC-Chile. Incluso, sin ir más lejos el 25 junio de 2017, la cámara ambiental hizo una declaración donde mostró las fallas en los procedimientos de los procesos de certificación, consultas y reclamos, los que permitieron dar una serie de “interpretaciones” donde se detectó una baja en la calidad a lo largo del proceso, según expuso  Alfredo Unda, socio de la AIFBN y miembro de la cámara, por medio de su carta de renuncia a ICEFI /FSC – Chile con fecha del 4 de diciembre de 2017.

La suma de irregularidades y nula voluntad de FSC por solucionarlas, llevaron a que el 28 de noviembre del mismo año, Sergio Donoso en su calidad de presidente de la AIFBN, enviara una carta a la máxima autoridad de ICEFI/FSC-Chile, el señor Mario Rivas, explicando los siete puntos que sustentan la renuncia de la agrupación.

Estas son:

1.- Pérdida del balance entre las cámaras que componen ICEFI-FSC-Chile. Y que fue rectificado en la reunión de las cámaras social y ambiental en 2011, en Valdivia y donde el Directorio nunca tomó acción para remediar dicha situación.

2.-Las empresas certificadoras continúan vulnerando seriamente el espíritu de del FSC al no realizar consultas series, bien planificadas e informadas.

3.-ICEFI/FSC-Chile no tiene ni la capacidad ni la voluntad real de involucrarse en la calidad de la certificación.

4.-ICEFI/FSC-Chile no ha tomado posición clara respecto al conflicto en la Araucanía. No hay continuidad del “Estudio Mapuche” que plantea la necesidad de revisar la presencia de grandes empresas forestales en la zona. Tampoco se han propuesto soluciones ni menos se ha tratado seriamente de intervenir en el problema. Para la AIFBN es claro que FSC no debería realizar ninguna certificación ni re-certificación mientras el Estado de Chile no tome la decisión política de resolver el problema de los pueblos originarios.

5.- El listado de noticias que se recibían mensualmente, desde el directorio a la membresía, estaba bien hecho, pero el contacto directo, informativo en cuanto a programas de trabajo, a evaluarnos, a análisis de hacia dónde vamos y la participación real no existe.

6.- Los bosques nativos, que en un principio fueron la gran prioridad de FSC para evitar su destrucción y degradación en el mundo, ha sido abandonado totalmente por ICEFI/FSC Chile.

7.- No hubo respuesta adecuada a la colusión de las empresas CMPC y SCA en el caso del papel Tissue. Ambas contaban con certificados FSC.

Al no querer seguir avalando esta situación, que contradice el espíritu y objetivos del FSC , la Asamblea de AIFBN decidió renunciar de manera indeclinable al ICEFI/FSC-Chile y a FSC Internacional, ratificándose esta decisión en la última asamblea general de socios realizada el 05 de mayo del presente año.


Organizaciones cuestionan suspensión de proceso de clasificación de especies silvestres

IMG_3990

<<Ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis). Banco de fotos AIFBN>>

En la última Sesión Ordinaria del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad se dejó en suspenso la etapa final del 14º Proceso de Clasificación de Especies Silvestres según Estado de Conservación, aplazando la categorización de 55 especies nativas. Esta clasificación es el principal instrumento para priorizar recursos y esfuerzos en aquellas especies más amenazadas, y lo más importante, implica que serán consideradas en el proceso del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.

En dicha sesión el Ministro de Agricultura, Antonio Walker, cuestionó por motivos económicos que dos especies: olivillo (Aextoxicon punctatum) y ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis) incrementaran su categoría de conservación, señalando que esto “podría dificultar la evaluación de los proyectos que se presenten”. Luego puso en duda el carácter técnico de este proceso, preguntando “si los antecedentes proporcionados por la Corporación Nacional Forestal fueron aportados durante el gobierno anterior”. Finalmente solicitó “suspender el conocimiento de esta materia”, lo que dio como resultado que el Consejo de Ministros no se pronunciara sobre la propuesta del Comité de Clasificación, presentada hace cinco meses y que contiene antecedentes para clasificar a 55 especies de animales, plantas y hongos, de las cuales 24 se encuentran en alguna categoría de amenaza.

Suspender el desarrollo de un proceso científico-técnico de estas características e importancia es un menoscabo a los avances que ha tenido Chile en materia ambiental, y una ofensa al trabajo de investigadores, científicos y profesionales detrás de este proceso.

63210-olivillo-lnao

<<Olivillo (Aextoxicon punctatum)>>

El Reglamento para la Clasificación de Especies Silvestres (Decreto N° 29 de 2011 del Ministerio del Medio Ambiente), basa el proceso de clasificación de estado de conservación en criterios técnicos internacionales promovidos por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Cada criterio requiere de información cuantitativa, la que es generada por científicos e investigadores. Para entender si una especie se encuentra amenazada, muchas veces se requiere de años de trabajo científico. Toda la información disponible es procesada y validada por el Comité de Clasificación conformado por 15 miembros, integrado por: Ministerio del Medio Ambiente, Corporación Nacional Forestal (CONAF), Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), Servicio Nacional de Pesca (SERNAPESCA), Subsecretaría de Pesca (SUBPESCA), Museo Nacional de Historia Natural (MNHN), tres expertos de la Academia Chilena de Ciencias, tres de las universidades chilenas y tres representantes de los gremios del agro, forestal y pesquero. Para procesar y discutir la información reunida para este 14º Proceso de Clasificación, dicho comité se reunió en cinco ocasiones, evaluando todas las observaciones que se hicieron llegar a través de la consulta ciudadana que contempla el proceso.

Cuestionar por motivos políticos y económicos si una especie clasificada en una categoría de amenaza fue debidamente fundamentada refleja un profundo desconocimiento y falta de experiencia de un Ministro de la República en torno a esta temática. Que el propio Ministro de Agricultura, de quien depende la Corporación Nacional Forestal, esté más preocupado del impacto sobre potenciales proyectos, contradice el carácter técnico del proceso de clasificación de especies y su propio rol en un comité para la sustentabilidad, en donde se debe tender hacia una relación equilibrada entre los intereses sociales, ambientales y económicos.

Las organizaciones científicas, ambientales y de la sociedad civil aquí firmantes manifiestan su profundo malestar y preocupación respecto de esta decisión y solicitan que se retome el proceso en la próxima sesión del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad.

Nota:

Finalmente y luego de la última reunión del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad  se aprobó el Decimocuarto Proceso de Clasificación de Especies Silvestres, el que permite evaluar el nivel de amenaza al que está expuesta la diversidad biológica del país.

Así, el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad aprobó la clasificación de 55 especies, 29 de ellas animales (5 insectos, 16 aves y 7 mamíferos), 16 hongos (líquenes) y 10 plantas (4 árboles, 4 arbustos y 2 herbáceas).

Entre las especies consideradas en este proceso de clasificación se encuentran el gaviotín de San Félix, la golondrina de mar de garganta blanca, el yunco, el ave del trópico de cola roja, el ñandú o la perdiz austral.

 

 

agrupaciones 01 agrupaciones 02 agrupaciones 03 agrupaciones 04 agrupaciones 05 agrupaciones 06

 


Incendio

Tags : 

fotografía: Rodrigo Garrido, Agencia Reuters, El Mostrador

En vísperas de una nueva temporada de verano en que son normales altas temperaturas y una mayor ocurrencia de incendios forestales, nos preocupa que seamos testigos nuevamente de situaciones como las ocurridas a principios de este 2017. Si bien el número de incendios no fue significativamente mayor al de otros años, sí lo fue la extensión de estos, pues se conjugaron excepcionalmente fuertes vientos, altas temperaturas y baja humedad. Se suma además la complicada geografía de nuestro país, la escasa o inadecuada planificación de la gestión del territorio, y la debilidad de nuestra institucionalidad forestal y ambiental. Nos parece oportuno, entonces, sacar a la palestra nuevamente nuestra declaración en relación con estos hechos publicada a comienzos de año, con el objetivo de crear conciencia en cuanto a la intencionalidad de la ocurrencia de incendios y enfatizar las medidas políticas que pueden y deben adoptarse para minimizar la agresividad de estos una vez que se han generado.

Un incendio moral consume nuestra institucionalidad y arrasa nuestros ecosistemas: Declaración pública de la AIFBN respecto a los graves incendios forestales que afectan al país

Poner a la vegetación, sea esta nativa o exótica, en el centro de la discusión con respecto a los incendios forestales, nos parece un error. Es posible que existan especies que se queman más rápido y más violentamente que otras, pero la causa del problema no son los árboles, sino los irresponsables que tiran colillas de cigarrillo por la ventana del auto, los que acumulan basura en vertederos ilegales, quienes hacen fogatas en lugares no autorizados, etc. La vegetación se puede manejar para reducir el peligro de incendio, y para ello existen técnicas. Sin embargo, es la acción del hombre en casi la totalidad de los incendios en Chile, quien, por descuido, negligencia o mala intención, genera los incendios. Si la vegetación fuera el problema, entonces tendríamos que transformar toda la Zona Central del país en un gran desierto para reducir el riesgo de incendios y su propagación, y eso obviamente es un absurdo.

Leer Más


Declaración AIFBN 

lena_aifbn_port

Declaración AIFBN

Recientemente el Gobierno lanzó un protocolo técnico para el manejo de plantaciones forestales, manifestando a través del Director Ejecutivo de CONAF, su equivalencia con un nuevo modelo de desarrollo forestal para el país (http://www.conaf.cl/chile-presenta-un-nuevo-modelo-forestal-basado-en-la-sustentabilidad/).

La Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) considera preocupantes y poco precisas estas declaraciones. Sin lugar a duda, para el país es un avance que exista un protocolo que permita “regular” las actividades relacionadas con el establecimiento, manejo y cosecha de plantaciones forestales, las que han tenido numerosas externalidades ambientales y sociales negativas, y han sido fuertemente criticadas por la sociedad en general y comunidades locales en particular, pero un Modelo Forestal elaborado sobre la base de un desarrollo sustentable, es muchísimo más que un protocolo de Plantaciones, y es urgente que Chile comprenda aquello.

La AIFBN, como miembro del Consejo de Política Forestal (CPF), participó y validó dicho protocolo, como un acto de diálogo político que permite avanzar en la gestión de las plantaciones. No obstante, declaramos enfáticamente que en ningún momento el CPF validó que este esfuerzo fuese sinónimo de un nuevo modelo de desarrollo forestal que queremos para nuestro país. Concebir un “protocolo técnico para plantaciones exóticas” como un nuevo modelo de desarrollo forestal, es no visualizar la magnitud de los cambios requeridos para avanzar en Chile hacia un nuevo modelo de desarrollo sustentable del sector forestal que considere y fortalezca el desarrollo del bosque nativo.

La postura que defiende nuestra Asociación Gremial, a través del libro Hacia un NuevoModelo Forestal” que publicó la AIFBN el año 2011 (http://www.nuevomodeloforestal.cl/Hacia_un_Nuevo_Modelo_Forestal_AIFBN.pdf) ha tenido entre sus principales objetivos el de concientizar a la sociedad sobre la necesidad de implementar cambios profundos asociados a la sustentabilidad del desarrollo forestal, entendiéndose ésta como una sustentabilidad para todos sus habitantes, considerando a las comunidades rurales que dependen del bosque nativo. El Nuevo Modelo Forestal que impulsa la AIFBN implica

cambios estructurales en la gestión de los territorios forestales del centro-sur de Chile, los que, entre otros, significa mejoras en el manejo de las plantaciones forestales de pino y eucaliptos con fines industriales, la conservación de ecosistemas forestales en los parques y reservas públicas y privadas, y la recuperación de miles de hectáreas de bosques nativos que continúan sometidas a procesos de degradación.

   Para avanzar efectivamente hacia un nuevo modelo forestal se requiere de una Subsecretaría de Desarrollo Forestal que coordine a los actores públicos y privados, y vele por la implementación de una política forestal de largo plazo focalizada en el bienestar de las personas y el respeto por el medioambiente. Este nuevo modelo debe incrementar el aporte que realiza el sector a la economía, con más actores y la participación creciente de bosques nativos bien manejados, los cuales tienen un enorme potencial para generar múltiples bienes y servicios de manera sustentable.

   Finalmente, aclaramos que lo que se ha planteado es un acuerdo respecto al protocolo de plantaciones y esto no corresponde a este cambio de modelo que necesitamos. El protocolo corresponde a un acuerdo, sin fuerza legal, por lo que es un avance de buenas intenciones respecto a aspectos básicos, y no aborda temas técnicos complejos como es el tamaño de tala rasas, desconcentración de poderes compradores, entre muchos otros. Este protocolo es un documento voluntario, el cual no modifica el modelo de plantaciones actual de nuestro país, que requiere de cambios de leyes y normas que obliguen a este cambio.

  Es por estas razones que reiteramos enfáticamente que desde el Ministerio de Agricultura se considere, que la transición hacia un Nuevo Modelo Forestal, implica necesaria y urgentemente que se incorpore todo el valor y potencial del sector forestal incluyendo el fomento y desarrollo del bosque nativo y su gente, y teniendo presente que la promulgación de un protocolo técnico de plantaciones forestales impactará, parcialmente, a sólo una proporción del territorio forestal del país. Invitamos en consecuencia a la sociedad en general, y a los actores o receptores de los impactos del sector forestal chileno, a estar atentos y a no claudicar al derecho de querer vivir en territorios sustentables, lo que implica necesariamente un Nuevo Modelo Forestal para Chile.

Directorio AIFBN

Descargar declaración


logo_aifbn

Acerca del anuncio de proyecto de Ley de Servicio Nacional Forestal

Declaración pública de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN).

Leer Más

incendio

Un incendio moral consume nuestra institucionalidad y arrasa nuestros ecosistemas

Declaración pública de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) respecto a los graves incendios forestales que afectan al país.

Leer Más

logo_aifbn

Declaración Pública proyecto de ley que crea el Servicio de Biodiversidad y Áreas Protegidas (SBAP)

Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) plantea ante la opinión pública el “grave detrimento para el régimen de protección de los Parques Nacionales del país” que significaría una eventual promulgación del Proyecto.

Leer Más





¿Quieres ser socio de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo?