Parque ecológico: “El sueño de la comunidad de Futa”

En el marco del curso de “Restauración de Ecosistemas Forestales: Fundamentos ecológicos, prácticos y sociales”, dictado por la investigadora Eliane Ceccon y el académico de la Universidad Austral, Pablo Donoso, el 08 de junio se realizó una visita a terreno a la comunidad de Futa. Este sector se ubica a 45 minutos de Valdivia, en la comuna de Corral, aledaño a uno de los grandes cursos de agua de la región, el Río Futa.

IMG_3976

Con el objetivo de compartir e intercambiar experiencias, el seminario encabezado por el Dr. Pablo Donoso, académico del Instituto de Bosques y Sociedad de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la Universidad Austral de Chile (UACh) y la Dra. Eliane Ceccon Investigadora Titular Programa “Estudios Socioambientales” del Centro Regional de Investigaciones Multidisciplinarias de la Universidad Nacional Autónoma de México (CRIM-UNAM), desarrollaron una salida a terreno para mostrar a los estudiantes el trabajo realizado por la comunidad en lo que respecta a la restauración ecológica.

A través de los años, algunos propietarios de la comuna de Corral han trabajado en la restauración del bosque nativo a orillas del río Futa, donde las plantaciones de pino y eucalipto sobresalen en un paisaje que alguna vez fue dominado por el bosque nativo. Los primeros acercamientos a la comunidad de Futa fueron realizados por la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo (AIFBN) hace casi 20 años.

El trabajo desarrollado por la AIFBN junto a la comunidad, logró que esta pudiera apreciar el bosque nativo desde otra perspectiva y sobretodo, identificar su gran potencial como fuente de ingresos. De esta manera la comunidad se ha logrado organizar, orientado sus esfuerzos en recuperar el bosque nativo en Futa y así poder levantar un proyecto turístico sustentable.

NACE LA IDEA DEL TURISMO RURAL

DSC_3124

Carlos Soto, propietario localidad Río Futa.

El punto de encuentro entre los propietarios de la localidad de Futa y los estudiantes del curso, fue la sede vecinal Nº4 de Corral. En su interior hay un gran mapa del sector donde está trazada una idea que nació de un vecino de la comunidad e integrante de la AIFBN, Alfredo Pradenas (Q.E.P.D.). Así lo expresa el matrimonio compuesto por Carlos Soto y Teresa Soto: “Fue él quien tuvo la idea de plantar el borde del río para hacer algo relacionado con el turismos rural y que a futuro se convirtiera en un parque ecológico. Incluso él tenía una isla con tres hectáreas que fueron plantadas con nativos y ahí nosotros también empezamos a trabajar con esta idea”. De esta manera, comienza la restauración ecológica en Futa, encabezada por Carlos y Teresa, donde han sabido mostrar compromiso y liderazgo, como también entereza, ya que continuan a pesar del fallecimiento de Alfredo Pradenas.

Una de las acciones que se tuvo que llevar a cabo para poder avanzar en la restauración del bosque nativo, fue la implementación del concepto ordenamiento predial. Así lo manifiesta uno de los propietarios que ha participado activamente en esta iniciativa, Fedrén Pérez, quien está convencido que el ganado y el bosque nativo pueden vivir juntos.

Fedrén es propietario de un terreno de 25 hectáreas, donde una de ellas está destinada sólo a plantaciones de árboles nativos, exhibiendo ejemplares de alerce, canelo, melí y ulmo de notable crecimiento. Mediante trabajo y aprendizaje, Fedrén logró compatibilizar las plantaciones de árboles nativos con la crianza de animales. “El predio ordenándose alcanza para todo. Claro, hay que trabajarlo, pero en unos años más cuando los árboles estén más grandes y los animales no le hagan nada ahí se puede levantar el cerco protector”, comenta Fedrén.

IMG_0031

Predio de Fedrén Pérez, Localidad Río Futa. En la foto uno de los integrantes del seminario de “Restauración de bosques en Chile y en América Latina”.

Sin embargo, a pesar de los notables avances alcanzados, hoy la situación se ha tornado más compleja para la comunidad. Así lo indica Teresa Soto: “Actualmente estamos  pasando por un bajón, porque fueron casi 13 años de estar motivando mucho a la gente. De hacer cosas de proyectarnos no solamente en el sector sino que desde Santiago hasta Chiloé, para hacer incursiones de cómo estábamos trabajando aquí y es un poco triste, porque en la última reunión con los vecinos, la gente manifestó su inconformismo, porque nos estancamos un tiempo. De los 19 vecinos que estaban en este proyecto, hoy sólo quedan nueve y “con mucha pena se quieren bajar dos más”.

EL DESAFIO: INCENTIVAR A LA COMUNIDAD

IMG_0039

Integrantes del seminario “Restauración de bosques en Chile y en América Latina”

La investigadora. Eliane Ceccon en su experiencia trabajando con comunidades, reconoce que no es fácil motivar a las personas, pero destaca que “en cada proceso de restauración es primordial la participación de las comunidades y que se apropien de los proyectos. “Lo principal, bajo nuestro punto de vista, es que logren sentirlo como suyo”, señaló.

Ceccón también indicó que la gente que se ve afectada por la degradación del ecosistema, viven generalmente en una extrema pobreza que es difícil conocer si solo se miran las cifras. “Muchas veces el único camino para mejorar la calidad de vida de esas personas es formar parte de estos procesos de restauración, porque de esta forma se sienten contribuyendo con su entorno. Entonces para nosotros esta relación se vuelve muy fructífera, porque nos permite desarrollar nuestras investigaciones y al mismo tiempo la población puede percibir cómo mejora su calidad de vida”, relató.

Bajo esta visión, los pocos propietarios que van quedando en este trabajo de conservación, aún mantienen la ilusión de que aquellos que se han retirado de esta iniciativa, vuelvan a reencantarse con el proyecto. Para finalizar, es importante destacar que la restauración ecológica en Futa no sólo es responsabilidad de la comunidad, sino que de todos los actores del territorio. Para poder llevar a cabo procesos de restauración es indispensable la integración de los actores del territorio, donde se debe buscar alternativas de financiamiento y de apoyo técnico necesario para alcanzar el objetivo predispuesto. Si se contempla la participación de todos en la restauración en Futa, es muy probable que aquellos que perdieron la ilusión en el proyecto la recuperen, haciendo que se motiven y mediante su trabajo logren que la utopía se transforme en realidad.






¿Quieres ser socio de la Agrupación de Ingenieros Forestales por el Bosque Nativo?